En 1911 la situación en España era cuando menos convulsa para las organizaciones religiosas. El presidente el gobierno, José Canalejas [1], aunque devoto católico, intentaba limitar el poder de la Iglesia y frenar el creciente anticlericalismo. Para ello se propuso... Seguir leyendo →