“No hay mayor esclavo que el cautivo de sus apetitos”.-Gracián