Como si fuera una historia de fantasmas hoy os voy a contar una de las muchas curiosidades que encierra nuestro colegio.

En el pasillo del primer piso, junto a la escalera de acceso podéis encontrar la fotografía de los bachilleres del curso 1917-1918:

Bachilleres curso 1917-1918 en el pasillo del primer piso

Hasta aquí todo parece normal. Sin embargo, si consultamos la revista Recuerdos correspondiente a ese mismo año aparece una fotografía ligeramente distinta:

Bachilleres del curso 1917-1918 según aparece en la revista Recuerdos

¿Os dais cuenta de la diferencia? En la fotografía que aparece incluida en la revista hay un invitado sentado delante de la mesa. Tranquilos. No creo que sea necesario llamar a ningún parapsicólogo.

Si ampliáis esta segunda fotografía y os fijáis en el contorno del niño que aparece sentado con las piernas cruzadas os daréis cuenta de que este niño ha sido añadido con posterioridad. Además, se aprecia que se trata de un niño más joven que el resto.

Sólo se me ocurren dos explicaciones a este hecho:

1ª Que el día que hicieron la fotografía de la clase, ese compañero estuviera ausente y que le incluyeran en la imagen publicada en la revista utilizando una fotografía más antigua.

2ª Que se tratara de un compañero fallecido con anterioridad y que sus amigos tuvieran el bonito detalle de incluirle en la orla como si se hubiera graduado con el resto.

Personalmente, me inclino más por esta segunda opción ya que me extraña el hecho de que eligieran una fotografía más antigua. Lo que no consigo entender es por qué no repitieron el “montaje” en la orla que se colgó en el pasillo del colegio.

Como siempre, si alguien puede aportar alguna información adicional sobre este misterio, será muy bienvenida.