“Cosa monstruosa es tener lengua grande y manos ociosas”.-San Bernardo