No todo era fútbol. Los alumnos del colegio también podían ejercitarse en la esgrima, como se observa en esta curiosa fotografía en la que posan con el mítico Isidro Martín, “Isidrín”, uno de los mejores floretes de España.

Alumnos de esgrima con su profesor, D. Isidro Martín en el curso 1917-1918.
Alumnos de esgrima con su profesor, D. Isidro Martín en el curso 1917-1918.

De origen humilde, Isidrín, había llegado a ser campeón de España de florete y discípulo de Sanz y de los Carbonel en la sala de esgrima de la Puerta del Sol. El maestro se había batido con las más altas personalidades de la época como Canalejas, Eduardo Dato  o José y Miguel Echegaray.

En la época de la fotografía, pasados ya sus años de esplendor, se dedicaba a la enseñanza en distintos centros e instituciones como el Casino de Madrid o la Gran Peña.

El maestro de esgrima Isidro Martín, "Isidrín", en una fotografía de Mundo Gráfico en 1930
El maestro de esgrima Isidro Martín, “Isidrín”, en una fotografía de Mundo Gráfico en 1930.

La práctica de la esgrima se mantuvo en el colegio por lo menos hasta los años 40 con el maestro Afrodisio Aparicio.

Quizás sea este un buen momento para plantearse el enriquecer la oferta de actividades extra-escolares con la vuelta de un deporte con tan larga tradición en el colegio.