“Para contrarrestar el memorismo preponderante y deformador de nuestro Bachillerato había que dar margen, como fuera, a la enseñanza intuitiva, de ahí el constante uso del cuadro, del mapa, del dibujo, de la fotografía, de la proyección, del experimento, …”. Estas palabras, que el marianista Antonio Martínez en su obra “La simpatía en la educación” dedicaba al Colegio del Pilar de Madrid, definen perfectamente el afán  de don Luis Heintz por la adquisición del más adecuado y moderno material escolar.

Hoy os propongo un viaje al curso 1912-1913 para repasar el nuevo equipamiento  recién llegado al colegio, tal y como lo contaba la revista Recuerdos del curso 1912-1913:

Material escolar.


No incurriré en la vulgaridad de escribir un capítulo sobre la excepcional importancia del material de enseñanza en un colegio; ni he de recordar que, cuanto más abundante, selecto y técnicamente perfecto sea, tanta mayor garantía constituirá a favor de la enseñanza en que se utilice.

Y vamos al grano: ¿cómo estamos de material escolar en el Colegio de Nuestra Señora del Pilar? No se eche en olvido su juventud, su breve existencia de seis años escasos, que hacen de él una criatura entre los centros de enseñanza de la villa y corte. Como todos los chiquillos ha tenido caprichos, y el suyo ha sido la adquisición de un excelente material pedagógico que ha venido a completar el ya muy apreciable que poseía. Las clases que más han salido ganando han sido naturalmente las de Ciencias, golosas de suyo siempre, y más ahora por el hecho de que funcionaban por primera vez en este curso de 1912-13, pues sólo en él ha llegado el Colegio a su crecimiento normal de 1.ª y 2.ª enseñanzas completas.

Echemos un vistazo a las nuevas adquisiciones.

11.78.
Material de mineralogía perteneciente a las colecciones del Colegio del Pilar.

La mineralogía debuta con una colección de 300 ejemplares y dos soberbias colecciones: una de 40 imitaciones de piedras preciosas talladas en brillante, rosa y tabla para usar la jerga de los lapidarios; otra de 24 imitaciones también, pero con sus formas cristalinas genuinas. Un «neceser» del mineralogista completísimo y una caja de 35 reactivos permite analizar tanto guijarro y pedrusco, sin invadir las dependencias del laboratorio químico, tan celoso siempre de su independencia.

Pasemos a la geología. Saludemos de paso a los animales gigantescos de las épocas desaparecidas, tan monstruosos de forma como excéntricos de apellido, que en seis planchas murales de 102 cm. por 136 ostentan sus extravagantes proporciones. Rhytina gigas, Ichtyosaurus, Elephas primigenius, Triceratops, Plesiosaurus, Megacerus, tal es la gracia de esos curiosísimos bichos. Junto a ellos seis paisajes prehistóricos (140 cm. por 100) forman pendant [1] y permiten reconstituir el escenario antediluviano en el que se movían los estrambóticos habitantes de aquellas remotas edades.

11-83-e1542403926629.jpg
Lámina de botánica perteneciente a las colecciones del Colegio del Pilar.

La botánica ya nos lleva a épocas más civilizadas. En 73 cuadros (60 por 80 cm.) Engleder [2] ha compendiado esta ciencia, teniendo especial cuidado en representar cada familia por su ejemplar más vulgar y conocido, precaución excelente, pues permite utilizar las mismas láminas para las interesantísimas lecciones de cosas tan recomendadas en la 1.ª enseñanza, y además, señalan al muchacho como terreno complementario de la botánica… la cocina y la despensa, en donde vuelve a encontrar, en forma de artículos culinarios, parte de lo que su texto le bosquejó con aparato científico.

Todo ese jardín botánico en miniatura se completa con dos colecciones de maderas, una indígena y otra exótica, con una cara de cada ejemplar en bruto, labrada y barnizada la otra.

11.79.
Lámina de zoología perteneciente a las colecciones del Colegio del Pilar.

A dos pasos, la zoología. Aquí hay que descubrirse, pues no menos se merecen las 25 soberbias láminas de la colección Pfurtscheller [3] (130 por 140 cm.) que tanto llamaron la atención hasta de los «filisteos» en la exposición de Bruselas de 1910, por su exactitud técnica y magnífico colorido. Completando esta serie, hay otros 60 cuadros del ya citado Engleder (80 por 105 cm.) quien aquí, como en las plantas, ha tenido el notable acierto de hacer de cada cuadro una obra estética al propio tiempo que científica, pues reúne a una agradable ejecución del tipo tal número de detalles accesorios, que cada lámina sustituye con ventaja un capítulo del texto. Con tantísimo cuadro constantemente a la vista en clase, y luego con un paseito al Museo del Hipódromo [4], distante diez minutos, para contemplar los mismos bichos admirablemente disecados, ¿no os parece que si los alumnos del Colegio de Nuestra Señora del Pilar no resultan naturalistas de categoría «extra» no tienen perdón de Dios? Y eso que no digo nada de la colección de conchas adquirida por puro lujo, ni de un riquísimo surtido de la fauna marina que la Estación biológica de Santander [5] se ha comprometido a proporcionarnos. ¡Nada de pufismo! ni hablemos de riquezas de nuestro Museo antes de haberlas recibido.

Catálogo de la fábrica de cristal Giralt Laporta de 1907.
Catálogo de la fábrica de cristal Giralt Laporta de 1907.

Además, ahí está el laboratorio químico que solicita nuestra atención; 434 cuerpos de la acreditada marca Merck de Darmstadt [6] se escalonan con imperturbable seriedad en frascos de todo tamaño y color. Por encima, por debajo y a los lados cuelgan balones y retortas exhibiendo su abultado abdomen y todo un arsenal de artefactos de la casa Giralt Laporta [7] compite con ellos en pretensiones científicas. Dejemos a estos desgraciados, ¡buena cuenta darán las pecadoras manos de los alumnos de 6.° año, de su fragilidad e inconsistencia!

11-66.jpg
Telégrafo perteneciente a las colecciones del Colegio del Pilar.

La física no ha quedado en zaga respecto a la química. Bien alto lo proclaman unos aparatos que inspiran un respeto colosal a los profanos, y al respeto se mezcla supersticioso terror cuando empieza el infernal chisporroteo que acompaña a los fenómenos de alta tensión, pues es lo que produce, al decir de los entendidos, todo ese instrumental terrorífico, que vive en buena y grata compañía con la telegrafía sin hilos (sistema Marconi) y los rayos X, pacificamente agrupados en derredor de un majestuoso carrete de Ruhmkorff [8], que expectora, sin inmutarse, chispas de 30 centímetros. A causa de su intransigencia en materia de holgura y comodidad, esos respetables aparatos forman rancho aparte, pared por medio con el resto del gabinete de física.

Y basta ya de ciencias, veamos si las letras no han sido injuriosamente postergadas.

Lámina histórico-cultural de Ad. Lehman (1907).
Lámina histórico-cultural de Ad. Lehmann (1907).

La historia universal se ha enriquecido con 18 cuadros (88 cm. por 66) que son verdaderas obras de arte. Son las Kulturgeschichtliche Bilder [9], de Ad. Lehmann de Leipzig. Con este nombre algo enrevesadillo representan variadísimos hechos, escenas y monumentos de la historia humana. Egipcios, Judíos, Griegos, Romanos, Bárbaros, la Edad media con sus costumbres e indumentaria reviven en estas artísticas láminas, pintadas con la más escrupulosa exactitud histórica.

La geografía, ya dignamente representada por esferas terrestres y 22 mapas de la casa de Justus Perthes de Gotha [10] (180 cm. por 200), se ha dignado aceptar al lado de estas aristócraticas producciones una colección más humilde y menos aparatosa, pero de una incontestable utilidad práctica. Los 24 mapas de Vidal La Blache [11], tan apreciados por sus excelentes cualidades pedagógicas, adornan los pasillos del Colegio, solicitando la atención hasta de los muchachos más despreocupados, incrustando en tan atolondrados cerebros algún retazo de conocimiento, que en su día brotará oportunamente de la «subconciencia».

Tableaux Delmas para la enseñanza del francés.
Tableaux Delmas para la enseñanza del francés.

Hasta la lengua francesa, cultivada con especial esmero entre nosotros, tiene sus petulancias estéticas con las tres colecciones de Tableaux Delmas, 16 cuadros (100 centímetros por 80). Centenares de vocablos, verbos, adjetivos, giros, preguntas a granel surgen de estos interesantes cuadros, que se escalonan desde las clases de Párvulos hasta las del segundo año inclusive, haciendo del estudio de una lengua, hoy tan necesaria, un grato entretenimiento.

Con ellos vive, en excelente armonía, una colección de 40 cuadros de Historia Sagrada (90 cm. por 60). No encogerse de hombros, señores, por ser este asunto de primera enseñanza; proceden de una casa alemana cuya seriedad científica y escrupulosos estudios orientalistas están por encima de toda crítica. Su Junta de doctos profesores, discutiendo todos los años el conjunto y los detalles de los mencionados cuadros, nos da una excelente lección de integridad pedagógica.

Y como resumen, tanto de letras como de ciencias, terminaré mencionando las 432 vistas estereoscópicas de las colecciones de Pestalozzi [12], que con 20 aparatos apropiados constituyen las delicias de todos los alumnos, tanto de primera como de segunda enseñanza. Arqueología, arte, anatomía, geología, geografía, etnología, Religión, zoología, agricultura y botánica (así se intitulan las colecciones adquiridas por el Colegio), intrigan constantemente la curiosidad de la grey infantil, educándola en la exactitud escénica y el color local.

He aquí la serie de adquisiciones hechas durante el curso de 1912-13. Los gemidos de la Caja del Colegio, al ver los presupuestos tan escandalosamente rebasados, formarían capítulo aparte si les diéramos oídos. Pero ¿quién para mientes en semejantes lamentos, al ver a la gente estudiantil ordinariamente tan reñida con el estudio, reconciliarse con él, y adquirir poco a poco, merced al discreto atractivo que ejerce sobre sus ojos tanto material adecuado, los conocimientos que le permiten afrontar sin excesivas zozobras ni afrentosos bochornos, los temibles exámenes de fin de curso?

Notas del Editor:

  1. Pendant: Término utilizado en la bibliografía de arte, especialmente en la expresión “formar pendant”, para designar a una pareja de piezas (de cuadros, esculturas o incluso obras de artes decorativas, como relojes o candelabros) que se realiza expresamente con el fin de ser exhibida conjuntamente en un espacio adecuado (por ejemplo, flanqueando una puerta o formando simetría en una estancia o sobre un aparador). Habitualmente tienen las mismas o similares dimensiones y proporciones y se refieren al mismo tema artístico. (Fuente: Wikipedia).
  2. Franz Engleder: Botánico alemán autor de las famosas láminas de botánica elaboradas entre 1887 y 1905.
  3. Paul Pfurtscheller (1885-1927): Fue un zoólogo austriaco autor a partir de 1902 de unas famosas láminas de zoología.
  4. Se refiere al Museo Nacional de Ciencias Naturales que desde 1910 estaba plenamente instalado en su actual ubicación frente al antiguo hipódromo, hoy ocupado por el edificio de los Nuevos Ministerios.
  5. Supongo que se refiere a la “Estación Marítima de Zoología y Botánica Experimentales” fundada 1886 en Santander.
  6. Merck KGaA, con sede en Darmstadt, Alemania, es la compañía farmacéutica y química más antigua del mundo, operando de forma exitosa en ambos sectores hoy día. (Fuente: Wikipedia).
  7. La fábrica de cristal de Juan Giralt Laporta fue una de las más prestigiosas e importantes de su tiempo, fabricando todo tipo de envases de vidrio.
  8. La bobina de Ruhmkorff es un generador eléctrico que permite obtener tensiones muy elevadas, del orden de los miles o decenas de miles de voltios a partir de una fuente de corriente continua. Fue inventada hacia 1850 por Heinrich Daniel Ruhmkorff, mecánico de precisión parisino de origen alemán. (Fuente: Wikipedia).
  9. Cuadros histórico-culturales.
  10. Johan Georg Justus Perthes fue un editor alemán, fundador de la empresa editora que lleva su nombre, famosa por sus publicaciones geográficas y genealógicas. Justus Perthes nació en Rudolstadt, importante centro cultural de Turingia. (Fuente: Wikipedia).
  11. Paul Vidal de La Blache fue un geógrafo francés. Destacado impulsor de la geografía clásica. Es considerado el máximo exponente de la geografía regional francesa. De 1899 a 1908 fue catedrático en la Sorbona, donde se formaron las primeras promociones de geógrafos regionales. (Fuente: Wikipedia).
  12. Johann Heinrich Pestalozzi, conocido en los países de lengua española como Enrique Pestalozzi, fue un influyente pedagogo, educador y reformador suizo, que aplicó los ideales de la última Ilustración a la pedagogía.​ (Fuente: Wikipedia).